jueves, junio 08, 2006

Matrimonios en crisis


Yo no sé qué pasa, de verdad... el caso es que en apenas medio año no han hecho más que llegarme noticias (de cerca y de lejos, pero todos conocidos) sobre creyentes que han rotos sus matrimonios y se han separado.
Esto es algo que, quizás ingenuamente, pensábamos que no nos pasaba a los creyentes. Nada más lejos de la realidad. Quizas pienses: "Seguro que se trata de creyentes inmaduros o frios"... Pues mira... hay de todo: creyentes poco comprometidos con su fe y creyentes con un muy buen testimonio, pastores, misioneros, responsables de jóvenes, profesores de escuela dominical...

¿Qué es lo que pasa?... La verdad es que esto te da que pensar y, sobretodo en mi situación: ¡me caso en apenas unos meses!. No es que te haga dudar sobre casarte (al contrario), lo que sí me hace pensar es que hay que poner "toda la carne en el asador"; la "ley del mínimo esfuerzo" no vale. Quizás en otros tiempos sí funcionó. Se estaba más acostumbrado a aguantar, a sufrir lo que viniese (sobre todo de parte de la mujer).

Puede que pienses:

"Soy creyente... el Señor resolverá todos nuestros problemas"... Y cuando tienes problemas no te enfrentas a ellos, no estás dispuesto a hablar, a resolver... Te callas. Lo dejas pasar. Te acuestas sin resolver el problema... y cada día se hace más grande.
En Efesios 4 hay una cita muy significativa:
"Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo"

Aquí vemos 2 cosas:
1) Enfadarse no es malo ("airaos, pero no pequéis"). No es malo discutir, es necesario pero...
2) Resuelve los problemas. No hay que "correr un velo" y ya está. El apóstol Pablo dice que no hay que acostarse sin haber resuelto el problema ("no se ponga el sol sobre vuestro enojo").

A un matrimonio que llevaba muuuuuchos años casado (y que no eran cristianos) le preguntaron cómo habían hecho para estar 50 años juntos y aún tener ganas para otros 50 más. Dijeron: "Hay una regla que hemos seguido fielmente desde el primer día que nos casamos. No nos vamos a dormir hasta haber resuelto nuestros problemas".

Puede que pienses:

"Soy creyente... yo nunca engañaré a mi pareja"... Y te haces amigo de una chica (o chico). Por cuestiones laborales (o las que sean), pasas más tiempo con ella que con tu mujer... Te escucha... te entiende... te apoya... conectais... Rompes esa barrera de respeto con tu pareja, y empiezas a pisar la linea del tonteo/ligoteo... Te enamoras de esta persona... "Pero es que yo no me lo he buscado"- piensas... "Quizás he estado equivocado toda mi vida, me casé con la persona equivocada"... Empiezas a vivir en una fantasia.
El caso es que cruzaste una linea y... empiezan a llegar las consecuencias... Te pones excusas y... ¡te las crees!... Lo peor de todo es que, llegados a este punto, lo que Dios dice no te vale, no quieres escucharle:

"Jehová es testigo entre ti y la mujer de tu juventud,
con la cual has sido desleal,
aunque ella era tu compañera y la mujer de tu pacto.
¿No hizo él un solo ser,
en el cual hay abundancia de espíritu?
¿Y por qué uno?
Porque buscaba una descendencia para Dios.
Guardaos, pues, en vuestro espíritu
y no seáis desleales para con la mujer de vuestra juventud.

Porque dice Jehová, Dios de Israel,
que él aborrece el repudio y al que mancha de maldad su vestido,
dijo Jehová de los ejércitos.
Guardaos, pues, en vuestro espíritu
y no seáis desleales." (Malaquias 2:14-16)


Sí, algo pasa. Y creo que no estaría de menos el que en las iglesias habláramos y enseñaramos más sobre el matrimonio. Cuestiones prácticas. Que hablasemos claramente. En una encuesta realizada por la Alianza Evangélica Española, un porcentaje altísimo de los encuestados respondieron que la iglesia no es una ayuda ante los problemas importantes que se encuentran en la vida cotidiana.

El matrimonio, las familias... son base de la Iglesia.

Creo que es muy cierto lo que me dijo una hermana: "Marcos... tenemos que orar por las parejas y matrimonios cristianos". Y yo añado: Ora... et labora!

Nota: En IgleValencia hemos empezado a publicar una serie de artículos sobre el matrimonio, desde una perspectiva muy práctica: http://www.iglevalencia.org/articulos/verdugos-del-matrimonio-1.htm

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Qué está pasando? -eso me pregunto yo también. Una vez alguien me dijo que una pareja cristiana no puede casarse teniendo una puerta de atrás, es decir, pensando que, si no funciona, pues nada, me separo. Esta posibilidad no puede caber dentro de un matrimonio cristiano. Está claro que se pasa por situaciones difíciles, momentos en los que amar a tu pareja se te hace cuesta arriba, pero ahí es donde entra el esfuerzo de cada uno por hacer que se renueve el compromiso que un día contrajimos ante Dios y ante los hombres de "amarnos, respetarnos,...". Nadie dijo que fuera fácil, quizá a veces el problema es irresoluble, pero no puede uno rendirse sin antes haber luchado. Eso no es compromiso, es otra cosa muy distinta.

Anónimo dijo...

Hola a todos.

Bueno si, les cuento que el matrimonio es hermoso, pero a la vez es tremendamente dificil. En la actualidad yo estoy pasando con mi esposa por una crisis tremenda. Hemos discutido demasiado y yo ya no se que hacer. Soy un Cristiano fuerte en mis creencias pero ya esto se ha complicado bastante y a veces flaqueo. Les pido un poco de oracion. Pero por favor en los problemas del matrimonio no desmayen. El matrimonio es de Dios y es un gran regalo. En el Señor siempre existe vistoria.

Dios los bendiga.

Anónimo dijo...

Como dijo el amigo, el matrimonio es lo mas lindo que se puede vivir yo soy un joven de 28 a-os de edad al igual q mi esposas el 21 de agosto cumplimos un a-o de casados pero estamos en una crisis matrimonial q llevo dos meses separado de ella y la hija de ella la cual es como mia ya q desde pequena he estado a su lado para seresa figura paterna, el enemigo me quiere robar mi regalo de Dios pero la fe en Dios es mas grande que el problema y aunque hay abogados de por medio hermanos Dios va hacer un milagro y restaura mi matrimonio por que hevisto como lo ha hecho en otros y mientras el este primero que todo en nuestra vida lo demas viene a-adido, los 2 somos cristianos los 2 fallamos estuvimos ciegos gracias a esto dios me abrio mi ojos pero ella sigue en su camino dejando que sean otros los que tomen las decisiones por ella lo se xq alrededor del primer mes me llamo y dijo q me extra-aba y queria que estuvierammos juntos otra vez yo le dije que hablramos los problemas xq desde q sali de la casa no hablamos nada d nada ni del problema y me dijo q no xq le daba miedo lo que hicieran sus papas o su abogada, yo estab por dentro por dios tienes 28 a-os eres mi esposa no vas a salir hablar con un extra-o pero igual la influencia de sus familia es muy grande dado que no me quieren mucho y eso es un gran punto en contra pero yo confio en dios que el va hacer el milagra, hermanos no se desanimen vamos para adelante oremos por nuestros matrimonios que van a ser restaurados nosotros vamos a ser restaurados nuestras familias nuestras esposas tambien lo seranpor el poder de Dios y seremos un testimonio viviente para los demas que pasan y pasaran por lo mismo. Dios los bendiga, Luis Camacho